Venezuela exporta migrantes con malnutrición aguda

Yelitza González siente que es una de las afortunadas. Su hijo pequeño llegó a estar gravemente malnutrido. Es uno de los cientos de miles de niños que están sufriendo durante la actual crisis de Venezuela. Ahora, gracias a la ayuda de Caritas, va camino de recuperarse.

“Pesaba seis kilos – cuenta Yelitza – pero ahora pesa diez. Doy muchísimas gracias a Dios por su ayuda para que ganara peso en solo un mes”.

“Antes él ni siquiera quería andar”, añade. “Cuando intentaba caminar se caía, estaba demasiado delgado. Ahora, en cambio, camina y corre bien, incluso está un poco gordito”.

Normalización de la pobreza.

La crisis de Venezuela está afectando a millones de personas. La inflación galopante ha provocado una caída libre de la economía, lo que ha disminuido el poder adquisitivo, los puestos de trabajo y las oportunidades de futuro. La migración económica va camino de sobrepasar la crisis de refugiados sirios.

Tres millones de personas han abandonado el país. Se marchan porque no pueden permitirse adquirir suficiente comida. El venezolano medio ha perdido 10 kg de peso.

El deterioro económico de Venezuela ha sido catalogado por el Fondo Monetario Internacional como uno de los 20 desastres económicos a nivel mundial. Hoy el país ha reducido su producción petrolífera, la producción local de bienes esenciales y se encuentra sin capacidad en su industria agrícola para proveer las demandas alimenticias de la población.

El boletín de Caritas Venezuela advierte de que el 90% de los hogares tiene una dieta pobre. Los datos recogidos a finales de diciembre de 2018 muestran la normalización de la pobreza en el día a día de los más vulnerables.

41%

PASA EL DÍA SIN COMER NADA

62%

BUSCA COMIDA EN LA CALLE, EN LUGARES INAPROPIADOS

78%

COME MENOS

Entre los más afectados por la crisis se encuentran los niños del país.

Susana Raffalli of Caritas Venezuela. Photo by Caritas Venezuela

Felices por los alimentos

Lucilda Mopkapé no sabe exactamente qué edad tiene. Cree que tiene 35 años. Lo que no olvida es que cada día tiene que preparar el desayuno, almuerzo y cena y no tiene nada con lo que alimentar a sus diez hijos.

Viven en la empobrecida zona de Sierra de Perijá, en la frontera entre Venezuela y Colombia. El grupo étnico Yukpa, al que pertenece Lucilda, se asentó en las montañas hace más de mil años y a día de hoy sobrevive entre la malaria, las guerrillas y una falta de medios de subsistencia que los conduce directamente hacia la pobreza.

La familia sobrevive gracias a la parcela que su marido cultiva. Si logran vender su cosecha, pueden comprar un kilo de arroz y unas piezas de carne sin deshuesar para elaborar “sancocho”, una sopa que varía un poco la limitada dieta de la familia, en la que hay a siete menores.

Una misión capuchina a 944 Km de la capital de Venezuela asiste a más de 20 comunidades y a aproximadamente unas 3 500 personas de los grupos étnicos Yukpa y Barí.

Lucilda llegó al programa de Caritas en septiembre de 2018 con sus hijos gemelos de un año y diez meses de edad.

“No conocía estos programas”, cuenta. “Había dos madres (voluntarias de Caritas) que me dijeron que llevara a mis hijos al Colegio Sagrada Familia el lunes, donde los médicos los pesarían y atenderían”.

“Fui y era cierto que estaban pesando a los niños. Ese día Alexandra pesaba 7 Kg y Alexander 6 Kg”, añade.

Los médicos le dijeron que los niños estaban malnutridos. “Pero ahora han cambiado”, dice Lucilda. “Me puse muy contenta cuando me dijeron que iba a recibir comida para ellos. En mi casa no tengo nada para comer y los niños estaban ya cansados de lo que podía ofrecerles”.

“Soy muy feliz y ellos han llegado a ser felices… ¡Ahora vienen corriendo a mí a por su comida!”, añade.

Un brote de malaria causó 20 muertes entre los adultos y niños de la comunidad el pasado mes de junio. A pesar de las necesidades, Lucilda no pierde la esperanza de que sus hijos crezcan sanos, fuertes y libres de enfermedades. Tiene una hija que cursa su segundo año de instituto. “Que el día de mañana puedan ser profesores y médicos, esa es mi ilusión”

Exportando la malnutrición aguda

Sin embargo, el Boletín de Caritas informa de que, a pesar del descenso del 3,4% de puntos de malnutrición aguda global, hay estados que aún mantienen niveles de malnutrición por encima de la emergencia alimentaria, como Vargas, con un 22,7%, y Zulia, con un 17,6%. Janeth Márquez, Directora de Caritas Venezuela, dice: “Estamos exportando migrantes en estado de malnutrición aguda y madres embarazadas en la misma situación”.

Janeth Marquez, Director of Caritas Venezuela,"we are exporting migrants with acute malnutrition and we are exporting pregnant mothers with acute malnutrition."

Janeth Márquez, Directora de Caritas Venezuela

Janeth Márquez es la directora de Caritas Venezuela. Dice que están “exportando migrantes en estado de malnutrición aguda y madres embarazadas en la misma situación, que van a tener hijos también con malnutrición grave”, viendo las deterioradas condiciones de salud con las que la mayoría de los 3 millones de venezolanos emigran a Colombia, Brasil, Perú y Ecuador.

Susana Raffalli es la asesora nutricional de Caritas Venezuela. Dice que cualquier mejora en las condiciones de malnutrición aguda durante el mes de octubre sería bienvenida. Sin embargo, dice que el daño causado por la malnutrición crónica será irreversible para miles de niños, cuyas capacidades físicas e intelectuales se verán limitadas.

Malnutrición entre los niños y las mujeres embarazadas en Venezuela.

La doctora Albina Rosas trabaja en primera línea ayudando a los niños. “Nos dimos cuenta de que la nutrición familiar estaba llegando a estar por debajo del estándar. Los niños han recibido nutrición terapéutica, que está pensada especialmente para que recuperen su peso”, cuenta la doctora.

La doctora de Caritas Albina Ross. Fotografía: Caritas Venezuela.

Los médicos de Caritas han atendido a 18 890 niños, de los cuales 12 000 han quedado bajo la asistencia nutricional de Caritas. El 54% se ha recuperado.

El último Boletín de Caritas Venezuela sobre el control de la situación nutricional recopiló datos a nivel nacional en 46 parroquias en condiciones de gran vulnerabilidad, entre octubre y diciembre de 2018. Caritas halló que el 57% de los niños de cuyo cuidado se ocupa la Iglesia Católica están en algún grado afectados por la malnutrición. De este total, el 34% de los niños presenta riesgo de malnutrición, el 15,6% de malnutrición leve y el 7,3% de malnutrición aguda.

Las cifras muestran un avance en el cuidado tanto de los niños de 0 a 5 años como de las mujeres embarazas. Esto es resultado de la propuesta de la Iglesia Católica venezolana, junto a Caritas Internationalis y sus organizaciones miembro, para abordar la crisis sin precedentes que ha estado atravesando la población de Venezuela durante 5 años.

Cómo puede usted ayudar ante la situación de crisis de Venezuela.

Caritas está ayudando a los niños y personas mayores que se han visto abandonados a causa de la crisis. Estamos ofreciendo alimentos y atención médica a los que se encuentra en una situación de mayor vulnerabilidad.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.