La gente tiene mucho miedo mientras la Amazonía sigue ardiendo

El incendio de la selva amazónica es intencional y la gente está seriamente asustada, dicen las comunidades indígenas a Caritas, en los preparativos para el Sínodo sobre la Amazonía.

Mientras las nuevas fotos de Caritas muestran incendios que devastan la selva brasileña cerca de Novo Aripuanã, las comunidades indígenas expresan su consternación por la aparente impunidad con la que la deforestación ilegal está siendo permitida en sus tierras tradicionales. Este año se han registrado más de 100.000 incendios en Brasil a finales de agosto, de los cuales 73.000 se produjeron en la Amazonía, lo que provocó una protesta internacional, incluso del papa Francisco.

«Nos sentimos abandonados por el gobierno», nos dice un líder de la comunidad de Tururukare (no usaremos su nombre). «El problema de los incendios no es nuevo, pero antes solía ocurrir de forma oculta. Ahora está todo al descubierto».

Los incendios más cercanos están a sólo una hora de distancia y esta comunidad indígena se siente en riesgo, ya que dependen enteramente del bosque para su sustento: pesca, recolección de plantas para alimento y remedios tradicionales, elaboración de artesanías. La hija de nueve años de la líder ya está aprendiendo estas habilidades, sin saber cuáles son las amenazas que se avecinan. “Tememos por el futuro de nuestros hijos», dice su padre con tristeza.

Una forma de vida que vale la pena defender: la pesca en Tururukare, en la Amazonía brasileña. Foto de Marcella Haddad / Caritas

Una forma de vida que vale la pena defender: la pesca en Tururukare, en la Amazonía brasileña. Foto de Marcella Haddad / Caritas

Incendios causados por la acción humana

Las comunidades indígenas y otras comunidades apoyadas por Caritas no tienen ninguna duda de que los incendios han sido provocados por agricultores sin escrúpulos, con el fin de apropiarse de tierras que deberían ser protegidas por la ley, como bosques nacionales y territorios indígenas.

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil ha declarado que la mayoría de los incendios en la Amazonía son causados por la acción humana. Los datos satelitales del INPE muestran un aumento del 85% en los incendios de todo Brasil, respecto al año pasado.

«La Amazonía está gravemente amenazada, debido a la expansión masiva de las haciendas ganaderas, las plantaciones de soja, la minería, la deforestación y la expulsión de las comunidades locales de sus tierras», advierte José Batista Afonso, abogado de derechos humanos que trabaja para la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), colaboradora de Caritas, en el estado de Pará.

«Estamos en medio de un gran conflicto», dice Batista. «Por un lado están los que luchan por proteger el bosque y sus pueblos, por el otro, los que quieren destruirlo». La CPT ha registrado más de 900 asesinatos de trabajadores rurales y defensores del derecho a la tierra, en 50 años, sólo en Pará.

Las nuevas fotos de Caritas muestran incendios constantes a lo largo de caminos rodeados de intensa actividad humana, cerca de Apuí, junto a los territorios indígenas de Tenharim y Jiahuí, en el estado de Amazonas.

Área recién deforestada en Novo Aripuanã, estado de Amazonas. Foto de Marcella Haddad / Caritas

Área recién deforestada en Novo Aripuanã, estado de Amazonas. Foto de Marcella Haddad / Caritas

La Amazonía en el corazón de la Iglesia

La crisis pone en evidencia la urgencia del Sínodo sobre la Amazonía. El papa Francisco ha pedido que los incendios sean controlados lo antes posible.

El Sínodo («Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral») pondrá de relieve la extrema seriedad con la que el papa Francisco ve el impacto que la destrucción del medio ambiente está provocando en las comunidades locales.

«En lugar de señales de vida, la Amazonía ya emite señales de muerte…», advirtió Evaristo Pascoal, obispo de Marajó, que asistió a una «Acción en Defensa de la Amazonía» celebrada en la Cámara de Representantes de Brasil, el 5 de septiembre.

«En la Amazonía está el modelo de los que viven y han vivido siempre en ella: sus pueblos tradicionales, y luego está el modelo de los que vienen a destruir, a despojar y quemar la selva y a contaminar el agua».

Miembros de la Iglesia en la Amazonía y la organización colaboradora de Caritas, REPAM (Red Eclesial Panamazónica), han presentado una carta al gobierno brasileño, denunciando el «sistema depredador» que está destruyendo la selva y la vida de sus habitantes.

El punto de no retorno

La REPAM, que ha facilitado la consulta de 87.000 personas para la preparación del Sínodo, lo ha dicho claramente:

«En este momento, el cambio climático y el aumento de la actividad humana (deforestación, incendios y cambios en el uso de la tierra) están llevando a la Amazonía al punto de no retorno. Hacemos un llamamiento a toda la humanidad para que sea consciente de la grave amenaza que supone esta situación».

Los incendios surgen constantemente cerca de los senderos abiertos a través del bosque, para la tala clandestina entre Novo Aripuanã y Apuí, en el estado de Amazonas.

Los incendios surgen constantemente cerca de los senderos abiertos a través del bosque, para la tala clandestina entre Novo Aripuanã y Apuí, en el estado de Amazonas. Foto de Marcella Haddad / Caritas

Los obispos de América Latina y el Caribe (CELAM) han sumado su voz. «Si la Amazonía sufre, el mundo sufre», declararon en un comunicado el 22 de agosto. Es una crisis «de proporciones planetarias», advierten.

Los colaboradores de Caritas en toda la Amazonía están ayudando a las comunidades a defender sus derechos y su territorio contra la intimidación brutal. La red de Caritas Brasil cuenta con 29 miembros en la Amazonía, que trabajan para fortalecer y apoyar a los pueblos tradicionales del país: grupos indígenas, habitantes de los ríos y quilombolas (descendientes de esclavos afrobrasileños), así como a las poblaciones urbanas que viven en condiciones económicamente vulnerables.

Caritas también trabaja sobre el cambio climático y la gestión del riesgo de catástrofes, apoyando a los migrantes y refugiados y los derechos de los niños.

Caritas Internationalis y la Caritas local de los nueve países amazónicos participarán activamente en el Sínodo del próximo mes, con muchas iniciativas de campaña previstas para dar seguimiento a sus recomendaciones.

Como dice el Presidente de Caritas, el Cardenal Tagle: «Lo que sucede en la Amazonía afecta a todo el mundo. Así que realmente deberíamos cuidar de nuestra casa común.»

Caritas trabaja para defender a los pueblos tradicionales de la Amazonía.

Caritas trabaja para defender a los pueblos tradicionales de la Amazonía. Foto de Marcella Haddad / Caritas

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.