Los venezolanos, atrapados entre la espada y la pared, mientras la COVID-19 avanza

Mientras los gobiernos de todo el mundo piden a la población que se quede en casa, con el fin de evitar la propagación de la COVID-19, millones de pobres están atrapados entre la espada y la pared. O se quedan en casa, arriesgándose a pasar hambre, o bien se arriesgan a contraer el virus, saliendo a la calle para encontrar una forma de poner comida en la mesa.

La madre de Rosa Coromato Marchan es una de los millones de personas que no tienen más remedio que arriesgar su vida para poder mantener a su hija y a sus cinco hijos, que viven con ella. Desde que el gobierno venezolano impuso el confinamiento, el 15 de marzo de 2020, Rosa y sus hijos han tenido que quedarse en casa, mientras su madre trabaja como auxiliar en una clínica de salud, para poder poner comida en la mesa.

«El virus lo ha cambiado todo», dice Rosa. «Nadie ha podido salir a buscar trabajo. Me siento agobiada, encerrada y muy preocupada. Mi madre tiene que hacerlo todo, pero debería ser yo a mantener a mis hijos».

Los hijos de Rosa tienen 16, 13, 5 años y también tiene gemelos de un año y medio. El mayor se fue a Colombia el año pasado, para buscar trabajo y aligerar la carga familiar. Los gemelos han estado recibiendo tratamiento de Caritas, contra la malnutrición, durante todo el año pasado.

COVID-19 en Venezuela: una doble crisis

Debido a la gran devaluación de la moneda local, Rosa gana actualmente el equivalente a sólo 5 USD al mes, para alimentar a toda la familia, cuando realmente necesita por lo menos 230 USD para asegurarse de que la familia no pase hambre.

La familia vive en la localidad de San Felipe, a unos 293 km de Caracas. El 5 de mayo de 2020, se registraron 345 casos confirmados de COVID19 en toda Venezuela y diez muertes.

Muchas familias en Venezuela han estado recibiendo apoyo nutricional de Caritas Venezuela.

Muchas familias en Venezuela han estado recibiendo apoyo nutricional de Caritas Venezuela. Foto de Caritas Venezuela.

La crisis económica, política y social que se ha apoderado de Venezuela, en los últimos años, significa que la gente tiene muy pocas defensas contra el coronavirus. Muchas comunidades estaban ya sufriendo debido al hambre, la pobreza galopante y un sistema de salud carente, incluso antes de que comenzara la crisis. A menudo hay que hacer frente a cortes de electricidad, gas y agua, algo que complica aún más el mantenimiento de las estrictas medidas de higiene.

Ayuda alimentaria para que todos puedan quedarse en casa

El personal de Caritas del estado de Yaracuy, donde se encuentra San Felipe, ha estado distribuyendo paquetes de alimentos, en bicicleta y a pie, porque la escasez de combustible y las restricciones del tráfico dificultan el uso de otro medio de transporte. También proporcionan comidas desde la catedral, dando también suplementos alimenticios a las madres de niños desnutridos, como Rosa.

Caritas Venezuela ha iniciado una campaña de sensibilización en febrero, con el fin de transmitir mensajes sobre cómo prevenir la propagación de la COVID19 y cómo mantenerse sano.

COVID-19 in Venezuela

Caritas Venezuela distributes food to families. Photo by Caritas Venezuela

«Todos sabemos que tenemos que lavarnos las manos, usar mascarillas, limpiar las superficies, hervir el agua para lavar las ollas y mantenernos alejados de la gente por la calle», dice Rosa.

Rosa y su madre hicieron sus propias mascarillas para toda la familia. Están tomando todas las precauciones necesarias y, sin embargo, Rosa está preocupada por la posibilidad de que su madre se contagie con el virus en la clínica de salud donde trabaja y se lo lleve a la familia. En países de todo el mundo, miles de empleados sanitarios se han infectado con el coronavirus como resultado de su trabajo.

Tratar de mantenerse a sí misma, a su madre y a su familia, a salvo y en salud es la prioridad máxima ahora para Rosa, pero los desafíos para lograrlo son enormes. Lo que Rosa y su familia necesitan sobre todo es comida, para que todos puedan quedarse en casa, estando seguros y libres del coronavirus.

Rosa, como otros cientos de millones de personas de todo el mundo, necesita urgentemente la ayuda de ustedes. Por favor, ayúdenles haciendo un donativo a Caritas Internationalis.

Apoye a las familias de todo el mundo durante la crisis de COVID-19

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.