Caritas defiende en Grecia los derechos de inmigrantes y refugiados que se enfrentan a la COVID-19

Por Christy Tsantioti, encargado de comunicaciones de Caritas Grecia

Imagina que tienes que abandonar tu casa y tu familia para salvar tu vida. Imagina que tienes que alejarte de todo lo que amas y aprecias, para ganarte la vida. Ahora imagina hacer todo eso, durante esta pandemia mortal de la COVID-19 y que tu nuevo hogar sea un campamento superpoblado.

Grecia está en la primera línea de la inmigración, acogiendo a más de 115.000 refugiados y migrantes, con casi 42.000 refugiados atrapados en las islas griegas del Egeo.

La crisis de refugiados en las islas del Egeo se encuentra en un punto de inflexión, que requiere una acción urgente por parte de las autoridades griegas y la comunidad internacional, con el fin de defender los derechos fundamentales de los refugiados e inmigrantes, como el derecho a la atención sanitaria, la educación y la protección.

La pandemia de coronavirus ha cambiado permanentemente la vida cotidiana a escala mundial. En esta nueva realidad, los grupos más vulnerables, como los refugiados, migrantes y menores no acompañados, corren un riesgo especial. Un posible brote del virus en los campamentos de refugiados, que están extremadamente superpoblados, podría provocar una catástrofe.

Moria camp in Lesbos.

El hacinado campamento de Moria en Lesbos. Foto de Tsantioti / Caritas Hellas

La COVID-19 ha intensificado las ya trágicas condiciones a las que se enfrentan los migrantes y refugiados. A medida que los países luchan por proteger a sus poblaciones y sistemas económicos, las normas fundamentales del derecho de los refugiados y de los derechos humanos se ven amenazadas.

El hacinado centro de recepción e identificación del campamento de Moria, así como el campamento de Kara Tepe, albergan ahora a miles de personas y se encuentran en un punto crítico.

Mohammad, de Afganistán, que vive ahora en Kara Tepe con su esposa y sus tres hijos, estuvo viviendo en Turquía algunos años. Afortunadamente, fue transferido de Moria un par de semanas antes del comienzo de Covid-19.

«En Kara Tepe nos sentimos seguros. Estamos contentos de no vivir más en Moria, especialmente ahora», dice Mohammad. «En cierto modo, la vida no ha cambiado mucho para nosotros. En Turquía, donde vivimos durante 4 años, yo era el único que salía a trabajar. Mi esposa estaba enferma y no podía salir de casa y, en general, todos se sentían más seguros al quedarse en casa. Además, nos sentimos mucho mejor al ser trasladados de Moria, donde nos quedamos durante 3 meses. No tenemos que preocuparnos por las largas colas para la comida, las peleas, vivir en una tienda de campaña y preocuparnos por nuestra salud. Estamos más tranquilos y ya no tenemos miedo».

Kara Tepe camp in Lesbos.

Campamento Kara Tepe en Lesbos. Foto de Bente Stackowkse / Caritas Alemania

Kara Tepe, que se encuentra a pocos kilómetros de Moria, ha sido aclamado como un sitio ejemplar para albergar a familias de refugiados. Es un campamento de dimensión humana, donde la gente puede vivir con dignidad. Unas 1.300 personas identificadas como «vulnerables» en Moria encontraron un hogar temporal en Kara Tepe, entre ellas personas con discapacidades, familias con niños pequeños y mujeres embarazadas.

Caritas Hellas continúa su misión en esta nueva y desafiante realidad y cree que nadie debe ser dejado atrás. Sensibilizamos sobre los temas relacionados con la migración y prestamos asistencia a quienes se enfrentan al coronavirus, en circunstancias difíciles, en particular a los grupos marginados.

Caritas Hellas ha estado proporcionando a la población de las islas de Chios y Lesbos artículos para la limpieza, como jabones, antisépticos, bolsas de basura y también leche en polvo para bebés.

English and Greek language lessons in Caritas language Centre in Kara Tepe accommodation site has restarted.

Las clases de inglés y griego en el Centro de idiomas Caritas en el sitio de alojamiento Kara Tepe. Foto de Caritas Hellas

Además, ahora se ofrecen servicios psicosociales a distancia, debido a las restricciones para contener la propagación del virus. Mediante conferencias por Internet y por teléfono, se ha seguido facilitando ayuda psicológica a los residentes de Kara Tepe. Incluso se ha ampliado el programa para incluir a los residentes del campamento de Moria y a la población griega que reside en las islas del Egeo septentrional.

«Ser escuchados significa mucho para nosotros. Es un gran regalo», dice Mohammad.

Además, Caritas Hellas y Caritas Atenas, en asociación con Catholic Relief Services, miembro estadounidense de la confederación Caritas, participan en el Programa de Alojamiento ESTIA dirigido por el ACNUR, que contribuye significativamente a reducir el número de personas que se alojan en los campos de refugiados de las islas.

El programa ESTIA acoge a 26.000 solicitantes de asilo en toda Grecia y proporciona un alojamiento digno y seguro, además de apoyo económico. Caritas Hellas y Caritas Atenas prestan los servicios mencionados a unos 2.500 solicitantes de asilo en Atenas y Salónica.

Los principios básicos de protección para los refugiados se están poniendo a prueba hoy en día. Pero vamos a seguir estando del lado de los vulnerables, como los que viven en el campamento de Kara Tepe.

Estamos todos juntos en esto. Caritas Hellas va a continuar sus esfuerzos, con el objetivo de no dejar a nadie atrás.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.