Goats save people from hunger in Niger

Caritas Internationalis is a global confederation of 162 national Catholic organisations whose work is inspired by the Gospel.

Amadou y Aminatou Aboula están criando a sus siete hijos en Níger, un país del África occidental. Asegurarse de que su familia se alimente y que sus hijos crezcan fuertes y con una educación es a veces un verdadero desafío. Caritas Níger les está ayudando con un programa de medios de sustento para que tengan alimentos nutritivos. A continuación, Amadou reflexiona sobre cómo cuidar a sus hijos cuando los cultivos que cultiva no son suficientes.

Entrevista realizada por Abraham Komi Djagnikpo, encargado de comunicaciones de Caritas Níger

Cuando tu familia no tiene comida suficiente, empiezas a preocuparte mucho. Tu mente no para de pensar, intentando encontrar maneras de llevar comida a casa. Sabes que no comer suficiente comida saludable tendrá un gran impacto en la salud de tus hijos, en su educación y en su futuro.

Goats save people from hunger in Niger

Aminatou and her children. Photo by Caritas Niger

 

Agradecemos a Dios que, este año, nuestra cosecha fue buena. Pero no siempre es así. Normalmente, la comida empieza a agotarse después de las primeras lluvias, en el mes de junio.

Los insectos y las escasas lluvias tienen un gran efecto en nuestros cultivos. Cuando esto sucede, los jefes de familia que pueden, como yo, tienen que dejar la aldea para buscar otro trabajo y así poder mantener a nuestras familias.

Así que, cuando veo que la situación se está poniendo mala, suelo recoger la poca cosecha que he conseguido cultivar y dejo a mi familia para ir a lugares como Tahoua, Niamey y Gaya. A veces incluso dejo Níger y voy a Benín y Malí, donde encuentro trabajo vendiendo sillas. Envío el dinero que gano a mi esposa y a mi familia, pero a veces cuando las cosas no van bien, no logro lo que busco.

Vivimos en nuestras tierras ancestrales y la agricultura es lo único que tenemos para ayudarnos a sobrevivir. Pero necesitamos la ayuda de otros para que esto funcione.

Necesitamos fertilizantes, controlar las plagas y las enfermedades, para ayudar a que nuestros cultivos crezcan mejor, así como recursos hídricos fiables, ya que las lluvias sólo llegan durante tres meses al año, y maquinaria, como arados y tractores, de manera que podamos acelerar nuestro trabajo y producir más. Si tuviéramos esta tecnología mejorada, conseguiríamos más alimentos y nuestras familias ya no pasarían hambre.

Aminatou dice:

Soy parte del programa de medios de sustento de Caritas Níger y esto nos ha ayudado mucho a alimentar a nuestra familia. Otras mujeres del grupo y yo recibimos dinero que podemos invertir en actividades para asegurarnos de que nuestros hijos no pasen hambre.

También hemos recibido dos cabras. Nuestros hijos beben la leche de las cabras y esto les ayuda a mantenerse sanos y a crecer fuertes. Criamos las cabras para poder venderlas. El dinero que recibimos nos ayuda a sobrevivir en los periodos que no conseguimos cultivar suficiente. También nos ayuda a pagar la matrícula escolar, comprar medicinas y cuidar de nuestros hijos.

Otras personas de nuestra aldea han recibido material agrícola y capacitación como parte de la «Escuela de campo de Pasan». Este proyecto les ayuda a aprender diferentes técnicas que facilitan el cultivo de alimentos.

RECUADRO SEPARADO

El Níger es un país árido y sin litoral del África occidental. Se considera una de las naciones menos desarrolladas del mundo. Casi la mitad de la población vive por debajo del umbral de pobreza y casi el 20 por ciento de la población no puede satisfacer sus necesidades alimentarias.

El proyecto PASAN, financiado por Caritas Noruega y el gobierno noruego e implementado por Caritas Níger, tiene como objetivo mejorar las vidas de pequeños agricultores en Níger, mediante el aumento de la producción. Unas 34.000 personas se han beneficiado hasta ahora del programa en el suroeste de Níger, en Dosso, Tahoua y Tillabéry.