Los Objetivos de Desarrollo del Milenio son herramientas maravillosas

The Millennium Development Goals are a wonderful tool

The Millennium Development Goals are a wonderful tool

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio son herramientas maravillosas.

Son catalizadores para la acción, un punto de referencia para que los gobiernos puedan medir sus palabras, con sus hechos, así como un recordatorio de los millones de personas que sufren, viviendo en la extrema pobreza

Es evidente que la mayoría de nosotros no necesita los ODM para saber lo que significa la pobreza. En Honduras, de donde yo vengo, sufrimos cotidianamente sus limitaciones. Sin embargo, necesitamos los ODM para impulsar a los gobierno a la acción urgente, para que cumplan sus promesas pasadas respecto al desarrollo.

Muchos de nosotros creemos que la M de la sigla ODM debería significar “Mínimos”. Queremos ver a nuestros gobiernos llegar más allá, sobre todo respecto a medidas sostenibles para el medio ambiente. Todo eso porque el cambio climático está destruyendo los numerosos progresos realizados en los países en vías de desarrollo.

En octubre se cumplirán diez años del huracán Mitch, que devastó Centroamérica, destruyendo 50 años de progresos, sólo en Honduras. Mitch fue considerada entonces la cuarta tormenta más fuerte que se había registrado en el Atlántico. Pero ese temporal que parecía poner fin a todos los demás, era sólo el principio. En pocos años, Mitch ha bajado el sétimo puesto.

Los científicos nos dicen que las inclemencias del tiempo serán cada vez más frecuentes y podemos ver esas palabras hacerse nefasta realidad, hoy en día, en India y Haití. Sin embargo, aunque el cambio climático es un problema mundial, que nos afecta a todos, los pobres lo sufren de manera desproporcionada, mucho más que los ricos. La paradoja es que ellos son los menos responsables de esa contaminación que provoca el calentamiento mundial.

Los países industrializados deben respaldar sus compromisos con los ODM, reduciendo la emisión de gases a efecto invernadero, de al menos el 25-40 por ciento antes del 2020, y al menos del 80 por ciento para 2050, respecto a los niveles de 1990, con el fin de evitar la catástrofe.
Los pobres de los países en vías de desarrollo necesitan también que la ayuda financiera se incremente, respecto a los actuales compromisos, con el fin de hacer frente a las consecuencias del cambio climático.

Los daños que hemos provocado a nuestro planeta y que ahora estamos sufriendo nosotros mismos deberían servirnos como señal de alarma, porque no se puede jugar con la avaricia, sin pagar las consecuencias, no sólo porque es injusto, sino también porque es insostenible.

Yo he visto la avaricia muy de cerca en mi propio país, cuando algunas compañías mineras internacionales llegaron a nuestras minas para extraer sus riquezas, dejando luego la tierra envenenada y la población local en condiciones mucho peores que antes. Somos testigos de la construcción de un mundo en el que la avaricia de pocos, está dejando a la mayoría al margen de la historia.

Si fracasamos porque no alcanzamos los Objetivos de Desarrollo del Milenio, no es sólo por la falta de recursos o porque no mejoramos la manera de emplear la ayuda, ni tampoco por no reducir ulteriormente la deuda exterior, o porque carecemos de un sistema comercial que sea más justo.

Sufrimos de una aguda pobreza de imaginación. Es necesario que nos veamos a nosotros mismo no en un “Tercer Mundo» y en “Primer Mundo”, sino en un mundo en el que nuestra obligación para con los pobres sea compartida.

Tenemos que imaginarnos un mundo en el que las muertes innecesarias de casi 10 millones de niños al año sean una abominación intolerable.

Todos tenemos que imaginarlo y ustedes, Jefes de Estado, deben hacerlo realidad, trabajando en cooperación con la sociedad civil y las organizaciones confesionales, que están arraigadas en las comunidades de base. Alcanzar los Objetivo de Desarrollo del Milenio es una buena manera de comenzar.

Ha habido un fracaso en la política y en el liderazgo. Exhortamos a los líderes presentes hoy aquí para que en futuro tomen decisiones valientes, por el bien común, por toda la humanidad.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.