La desesperación en Zimbabue

A vendor arranges eggs on a new 100 billion Zimbabwean dollar note in Harare July 22, 2008. Zimbabwe's central bank introduced new higher-value 100 billion Zimbabwe dollar notes on Monday as part of a desperate fight against spiralling hyperinflation, the bank said. An egg now costs $35 billion. Credits: Bulawayo/REUTERS

A vendor arranges eggs on a new 100 billion Zimbabwean dollar note in Harare July 22, 2008. Zimbabwe’s central bank introduced new higher-value 100 billion Zimbabwe dollar notes on Monday as part of a desperate fight against spiralling hyperinflation, the bank said. An egg now costs $35 billion.
Credits: Bulawayo/REUTERS

Según fuentes de la Iglesia católica de Zimbabue, los líderes del país están jugando a hacer política, mientras la población sigue sufriendo. Parece que quieren ver fracasar los intentos de crear un nuevo gobierno, conforme al acuerdo de reparto del poder, traicionando así la voluntad de la población que quiere una acción coordinada.

La Conferencia Episcopal de Zimbabue afirma que el acuerdo de reparto del poder, firmado el pasado mes de septiembre, podría transformar positivamente el futuro sombrío del país. Lean la declaración completa.

Sin embargo, los líderes eclesiásticos advierten que la situación podría deteriorarse fácilmente, si los políticos siguen buscando defender sus propios intereses, en lugar de preocuparse de los retos que afronta el país. Urge la necesidad de adoptar medidas, porque la población ya se está viendo obligada a comer hierba y cortezas de árboles. Pronto habrá muertos por inanición.

El índice de desnutrición entre los niños es relativamente bajo, si tenemos en cuenta la magnitud de la catástrofe. La razón es que los adultos se quedan sin comer, para dar lo poco que tienen a los niños.

La inflación anual asciende al 231.000.000 por ciento y estrangula las agencias humanitarias en la realización de su labor. No obstante la prohibición de las ONG, operaciones de ayuda humanitaria, como las que realiza Caritas, que distribuye ayuda alimentaria a tres millones de personas, se ven en peligro, porque no puede pagar ni salarios, ni jornales.

La bancarrota afecta todos los sectores. No hay medicinas, ni médicos, ni enfermeros en los hospitales. No hay maestros en los colegios. Dos tercios de los niños han dejado la escolarización. No hay corriente eléctrica fuera de las zonas urbanas. El agua potable ahora está cada vez más contaminada. Ya se han registrado 16 casos de cólera.

Mientras la Iglesia asegura que todas las partes firmantes del acuerdo político están demostrando carecer de voluntad para gobernar de manera eficaz. Si la situación sigue así, afirman los Obispos, son reales las posibilidades de un fracaso total y desastroso.

 

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.