Las canonizaciones del Papa Pablo VI y el Arzobispo Óscar Romero

Dos figuras muy influyentes en la historia reciente de la Iglesia católica y de Caritas Internationalis: el Papa Pablo VI y el Arzobispo Óscar Romero, de El Salvador, se convirtieron en santos el 14 de octubre de 2018.

Sus canonizaciones fueron celebradas por el Papa Francisco, en la Plaza de San Pedro, durante el Sínodo de los Obispos sobre la Juventud. Jóvenes de todo el mundo estuvieron en Roma, para celebrar la canonización del Papa que inspiró la creación de Caritas Internationalis y Caritas Italiana, y de Mons. Romero, el obispo de los pobres y patrón de Caritas

Para conmemorar la canonización de estos testigos de fe y caridad, Caritas Internationalis, Caritas Italiana y Caritas Roma celebraron un encuentro especial, en el Instituto San Leone Magno de los Padres Maristas, en la Piazza Santa Costanza de Roma, el pasado 13 de octubre.

S. Em.ª Luis Antonio Cardenal Tagle, presidente de Caritas Internationalis, concelebró la misa en la capilla de dicho Instituto a las 16.00h. Más tarde, a las 18.30h, jóvenes artistas y migrantes de diferentes países participaron en el concierto “El sonido de tu voz”, que se celebró en el auditorio del instituto, en el ámbito de la campaña de Caritas “Compartiendo el viaje“.

Pablo VI: la gran luz

“Porque la paz no se reduce a la ausencia de guerra, basándose en un precario equilibrio de poderes; está formada por esfuerzos orientados día tras día hacia el establecimiento del universo ordenado y querido por Dios, con una forma más perfecta de justicia entre los hombres”, Papa Pablo VI.

Peregrinos de todos los continentes acudieron a Roma, en 1950, declarado Año Santo por el Papa Pío XII. Ese año estuvo marcado por cinco grandes exposiciones que demostraron a los visitantes de todo el mundo el trabajo de la Iglesia. Una de ellas fue sobre las actividades de las organizaciones Caritas para ayudar a las personas atrapadas en el conflicto. La exposición de Caritas fue inaugurada por Mons. Giovanni Battista Montini, Sustituto de la Secretaría de Estado.

Esto fue antes de que se fundara la Confederación Caritas. El Vaticano había deseado durante mucho tiempo ver una cooperación internacional más estrecha, entre el mayor número posible de organizaciones caritativas católicas. En 1951, una vez más, Mons. Montini convocó una reunión de las principales asociaciones de Caritas. Al comienzo de la convención, Montini propuso la creación de un “organismo internacional” para gestionar la cooperación entre las Caritas individuales. Su discurso serviría de base para los nuevos estatutos de una nueva organización que sería luego denominada “Caritas Internationalis”.

Mons. Montini se convertiría luego en el Papa Pablo VI, autor de enseñanzas históricas de la Iglesia, como la Populorum Progressio y Evangelii Nuntiandi y nuestro padre fundador. “Para nosotros, Pablo VI fue la gran luz”, ha dicho el Papa Francisco.

Óscar Romero: San Romero de América

“Que mi sangre sea semilla de libertad”, Mons. Romero

Mons. Óscar Romero fue Arzobispo de San Salvador desde 1977 hasta su asesinato, en 1980. Se volvió cada vez más franco sobre las violaciones de los derechos humanos en El Salvador, especialmente después del asesinato de su amigo el Padre Rutilio Grande, en marzo de 1977.

Durante sus tres años como Arzobispo, Romero denunció reiteradamente la violencia y habló en nombre de las víctimas de la guerra civil. En una época de fuerte censura en la prensa, sus transmisiones de radio semanales, que eran apoyadas por las organizaciones de Caritas, eran a menudo la única forma en que las personas podían descubrir la verdad sobre las atrocidades que estaban ocurriendo en su país. Las organizaciones de Caritas ayudaron a reconstruir la estación de radio, cuando fue destruida por una explosión.

El día antes de su asesinato, instó a los soldados y la policía a no seguir las órdenes de matar a civiles y detener la represión. “Los campesinos que ustedes matan son sus propios hermanos y hermanas”, predicó. “Cuando escuchen a un hombre decir que deben maten, recuerden las palabras de Dios: ‘No matarás’. En nombre de Dios y de esta gente que sufre, cuyos lamentos se elevan al cielo cada día más tumultuosos, se lo ruego, se lo suplico, les ordeno, en nombre de Dios: ¡Detengan la represión!”

El Arzobispo Romero fue asesinado a tiros el 24 de marzo de 1980, a la edad de 62 años, mientras celebraba la misa. En la siguiente década, unos 70 000 salvadoreños fueron asesinados en la guerra civil.

Romero es una figura inspiradora para cientos de millones de católicos en todo el mundo. No se limitó a hablar de la necesidad de amar al prójimo, sino que denunció con valor las injusticias que afectaban a su país. Nos recordaba que Cristo se encuentra en las personas que viven en la pobreza y que no podemos ignorar el sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas más necesitados.

Caritas continúa trabajando en El Salvador, ayudando a los agricultores a mejorar sus cultivos y a las comunidades a reducir el riesgo de desastres, facilitando asistencia a las personas que viven con el VIH, construyendo la paz en comunidades afectadas por la violencia, defendiendo los derechos humanos y tratando de crear una sociedad más justa.