Los niños y sus derechos en Ghana

Artículo 13. El niño tendrá derecho a la libertad de expresión

Lili* tenía cinco o seis años cuando la conocí. Nadie sabía cuál era exactamente su edad y ella no me la podía decir porque no podía hablar.

La conocí en el norte de Ghana, en un centro respaldado por Caritas para niños huérfanos, migrantes o a los que sus padres no podían cuidar.

Los padres de Lili intentaron matarla cuando ella era pequeña porque, por sus creencias tradicionales, pensaban que era una “niña espíritu”. Cuando vieron que no lo conseguían, la encerraron en una habitación sucia durante dos años, sin cama, muy poca comida y muy poco contacto humano. No solo le fueron negados a Lili muchos de sus derechos fundamentales (p.ej. a la alimentación, a la protección, a la educación) sino que además este abuso sufrido en su primera infancia ha afectado a su desarrollo.

El Centro para el Desarrollo de la Infancia de Bolgatana, donde vivía Lili, se centra en los derechos del niño y la protección de la infancia. El centro acoge y cría a niños que han sido víctimas del tráfico humano, que han sido abandonados o han quedado traumatizados por el abuso, así como también a niños de la calle de zonas de los alrededores. La pobreza y la falta de oportunidades en las zonas rurales de Ghana hacen que los niños estén en una situación de riesgo pues puede que sus padres los manden lejos a una temprana edad para que puedan ganarse la vida.

Lili and Michelle at the Center for Child Development in Bolgatanga. Photo by Caritas

Lili y Michelle en el Centro para el Desarrollo de la Infancia de Bolgatana. Photo by Caritas

Fredrick Amenga-etego, quien dirige el centro, explica: “Damos un hogar a los niños que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad. Les damos comida, ropa y medicinas. Hablamos con ellos sobre los peligros de la migración a las grandes ciudades como Accra, y sobre la vida en la calle. Intentamos que cambie su mentalidad y les ayudamos a conseguir una educación. Intentamos buscarles una familia dentro de la comunidad”.

A Lili, los terribles abusos que ha sufrido la han dejado sin voz pero muchos de los demás niños que conocí en el centro demostraron ser muy conscientes de sus derechos cuando yo les pregunté.

Marigold *, de 12 años, me contó que quería ser médico porque los niños tienen que tener el derecho a un buen estado de salud. “Cuando voy al hospital veo a niños pequeños”, decía, “están delgados y no comen, siempre me dan mucha lástima. Por eso es por lo que en el futuro quiero ser médico, para poder así ayudar a los niños pequeños”.

El Centro para el Desarrollo de la Infancia de Bolgatana

El Centro para el Desarrollo de la Infancia de Bolgatana

Artículo 24 de la Convención sobre los Derechos del Niño se centra en el acceso de los niños a la asistencia sanitaria y a una alimentación nutritiva.

En los últimos años, Ghana ha tomado muchas medidas para mejorar la tasa de mortalidad infantil, por ejemplo con la erradicación de la polio y del tétanos neonatal. Sin embargo, el 40 por ciento de todas las muertes de niños menores de cinco años está relacionado con la desnutrición. La implementación eficaz del Derecho a la Alimentación en Ghana, junto a una adecuada asistencia sanitaria, es clave para garantizar que los niños prosperen.

David*, de 17 años, era originario de Burkina Faso. Él me dijo: “tengo que ir al colegio porque si no tienes acceso a la educación no llegas a ser lo que debes ser”.

Artículo 28 de la convención se afirma que todos los niños deberían tener el derecho a la educación primaria gratuita.

Alrededor del 84 por ciento de los niños de Ghana están inscritos en la escuela primaria. Este porcentaje es considerablemente más alto que el de otros países de la zona. Sin embargo, las disparidades en el acceso a la educación primaria radican en el género, las diferencias norte-sur y la oposición rural-urbano. La pobreza hace que algunas familias manden a sus hijos a trabajar fuera en vez de mandarlos al colegio.

Samuel Zan Akologo, Secretario Ejecutivo de Cáritas Ghana, explica: “Aunque ha habido mejoras en la implementación de los derechos del niño en Ghana, es una auténtica vergüenza que para algunos niños la vida sea peor que hace 10 años. El hambre atroz hace que algunos niños no puedan concentrarse para estudiar y, además, los niños con necesidades especiales están extremadamente desatendidos. El progreso real implica poner fin a todas estas dificultades que afectan al desarrollo de los niños y violan sus derechos”.

A pesar de tener tan solo doce años, Marigold entiende que hay una cierta cantidad de cosas que son necesarias para que un niño pueda crecer y prosperar.

“Tienes que comer buenos alimentos, bañarte en una buena agua, lavar tu ropa y beber agua en buen estado”, dice Marigold. “Si comes tienes que tomar buena agua. Si te vas a dormir tienes que rezar y dar gracias a Dios”.

Los proyectos de Caritas en todo el mundo tratan de garantizar la protección de los derechos fundamentales de los niños para que estos puedan crecer y prosperar. Aunque le quites la voz a un niño, no puedes quitarle sus derechos.

*Nombres cambiados para la protección de la identidad

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.