Cuaresma 2016: viajando por tierras salvajes con Caritas

de Michel Roy, Secretario General de Caritas Internationalis

Si tuviera que hacer un largo viaje solo por el desierto, me aseguraría de llevar agua, comida, ropa para protegerme del sol, medicamentos y una tienda de campaña. Sin embargo, tener un compañero de viaje también sería importante, porque en un viaje tan duro, tener a alguien al lado, siempre lo simplificaría todo.

A medida que se acerca la Cuaresma, podríamos estar por iniciar nuestro propio «viaje por el desierto». Es un tiempo para la introspección y la comprensión, es un tiempo para que, sencillamente, hagamos las maletas con solo lo esencial en nuestras vidas. También es un tiempo para la transformación de nuestro corazón y la preparación al gran momento de alegría y renacimiento que es la Pascua de Resurrección.

Un refugiado de Mali toma de carbón a la tienda dónde se aloja con su familia. Foto de Simone Stefanelli / Caritas

Un refugiado de Mali toma de carbón a la tienda dónde se aloja con su familia. Foto de Simone Stefanelli / Caritas

Millones de personas que reciben la ayuda de Caritas, en todo el mundo, viven en desiertos perpetuos. Huyen de guerras o viven en la pobreza, están enfermos o en la cárcel. Se centran en lo esencial de sus vidas, ya que no tienen nada más. Caritas ayuda es estas personas no solo en sus necesidades materiales, sino también con amor y compañía, en su viaje a través del desierto.

En su mensaje de Cuaresma de este año, el Papa Francisco nos invita a todos a viajar por el desierto, en una misión de misericordia: «Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo y animándonos a vivir lo que la tradición de la Iglesia llama las obras de misericordia corporales y espirituales. Ellas nos recuerdan que nuestra fe se traduce en gestos concretos y cotidianos, destinados a ayudar a nuestro prójimo en el cuerpo y en el espíritu, y sobre los que seremos juzgados: nutrirlo, visitarlo, consolarlo y educarlo. Por eso, expresé mi deseo de que «el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina”. dice el Santo Padre.

En su mensaje, el Papa Francisco nos recuerda que aquellos que se consideran ricos, pero no tienen compasión y rechazan la posibilidad de abrir sus corazones a los menos afortunados «son en realidad los más pobres entre los pobres».

Con el lanzamiento del Año Santo de la Misericordia, a finales de 2015, el Papa Francisco nos ha invitado a un viaje. La primera parada de esta «expedición» es nuestro propio corazón. Es allí que aprendemos  a tener piedad de nosotros mismos, para buscar el perdón y reparar nuestra relación rota con Dios. Entonces el Papa Francisco nos invita a salir a la calle, donde estamos llamados a realizar obras corporales y espirituales de misericordia y ayudar a aquellos que están luchando, en los desiertos de todo el mundo. Es a través de estas obras de misericordia que «podemos hacer visibles los signos de la presencia y cercanía de Dios».

Le invitamos a unirse a Caritas en su misión de misericordia, en este Año Santo.

Si desea hacer un donativo de Cuaresma, para apoyar nuestro trabajo, por favor, hágalo aquí

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.