Chad es escenario de una tragedia humanitaria

“Tenemos algunos animales, pero todo el mundo es pobre…Si tuviéramos piraguas, podríamos pescar”, se lamenta un representante de los pescadores del pueblo chadiano de Bibi-Barrages, en el lago Chad. Desde hace dos años, habitantes autóctonos y desplazados viven juntos en esta zona, “pero no hay espacio suficiente para cultivar las verduras”… Habría que instalar un pólder… Olvidada por el mundo y repentinamente puesta de nuevo en el centro de la actualidad a causa de la presencia de los islamistas de Boko Haram, la región del misterioso lago Chad comprende Nigeria, Camerún, Níger y Chad. Los estanques de agua, llenos de peces, mantenían directamente a millones de personas, pero los centenares de islotes y los canales ocultos entre las altas hierbas constituyen un escondite ideal para los combatientes inquietos, que se camuflan e interceptan el ganado y las cosechas.

Women having fled Boko Haram receive support from Caritas. Photo by Alessandra Arcidiacono/Caritas

Alrededor de 400 000 personas podrían encontrase en situación de inseguridad alimentaria grave durante el próximo periodo de escasez. Photo by Alessandra Arcidiacono/Caritas

Hoy, esta región es escenario de una tragedia humanitaria. Más de siete millones de personas están en riesgo de inseguridad alimentaria y 500 000 niños sufren malnutrición grave. Desde 2014, las inmediaciones del lago Chad son blanco regular del movimiento yihadista Boko Haram. Solo en Chad, cerca de 130 000 personas se han visto obligadas a abandonar las islas del lago y refugiarse en tierra firme. Han dejado todo, hasta sus preciadas piraguas y sus equipamientos. “Cuando llegamos, construimos chozas”, cuenta Mahamat Malloum, “pero la lluvia las ha destruido muchas veces”.

Los ataques armados, los saqueos, las redadas y los secuestros continúan

La primera oleada de personas llegó desde la frontera nigeriana. Los desplazados huían de los abusos cometidos por la secta Boko Haram. Al inicio de 2015, los islamitas insurrectos habían arrasado con varias localidades próximas al lago Chad y matado a cientos de personas. La segunda oleada estaba compuesta por personas evacuadas por el ejército en sus operaciones de rastreo de las islas, consideradas como zonas de guerra. Desde entonces, la situación de seguridad se mantiene tensa, no habiéndose levantado el estado de emergencia. Los niños se enfrentan a traumas cotidianamente. Un hombre entrevistado por Caritas muestra las cicatrices que tiene en la pierna. Su pueblo fue atacado por Boko Haram en 2016. Resultaron heridos. Todo el pueblo fue incendiado.

Aun así, no todos se han ido. Todavía hay algunos pescadores en las islas, confirma Sylvain Nodjiban, de Caritas Chad. Esperan poder reactivar el comercio de pescado. Algunos vuelven a su isla una vez a la semana para trabajar. Saben que arriesgan la vida, pero “pescar es todo cuanto sabemos hacer”, afirman. “El retorno de los desplazados no es una opción por el momento”, indica el prefecto adjunto de Bagasola, una de las principales ciudades de la región, “y, de todas formas, sería opcional”.

Sylvain Nodjiban es Director de Proyectos en Caritas Chad. Él asegura el seguimiento y la coordinación de un llamamiento de emergencia a favor de las personas desplazadas y de las comunidades que los acogen en la región del lago Chad. Este proyecto, que cubre en materia de seguridad alimentaria a unas 4 000 personas, es decir, unos 675 hogares, finalizará en octubre de 2017. Caritas N’Djamena-SECADEV ha desplegado una treintena de agentes sobre el terreno y presta asistencia a más de 35 000 personas en colaboración con otras ONG. Su trabajo es muy apreciado. Sin embargo, las cosas apenas han mejorado en los últimos meses, al contrario. Sylvain Nodjiban no oculta su inquietud: la situación humanitaria se ha degradado, “pues seguimos asistiendo a importantes movimientos de personas… a causa de las operaciones militares en la frontera”. “El proyecto nos ha ayudado mucho, pero las necesidades son aún más grandes”, añade Faki Moussa Zeid. Según una evaluación multisectorial, alrededor de 400 000 personas podrían encontrase en situación de inseguridad alimentaria grave durante el próximo periodo de escasez.

Son muchos los que ya lo han perdido todo

En las localidades de acogida, el acceso a la tierra es difícil. Sylvain Nodjiban asegura que, no obstante, las relaciones entre los desplazados, los refugiados y la población local son buenas: “No hay tensión en absoluto ya que hablan el mismo idioma”, explica. Aunque, claro, las manifestaciones de celos no faltan “porque los autóctonos corren el riesgo de ser olvidados en beneficio de los desplazados y los refugiados, cuando también ellos se encuentran en una situación de vulnerabilidad muy elevada”. Las frágiles economías de la región, que se apoyan principalmente en la agricultura, la pesca y el comercio transfronterizo, han sido, en efecto, devastadas por la insurrección asesina de Boko Haram. El pasado febrero, en Oslo, la conferencia de donantes de fondos organizada por Naciones Unidas permitió movilizar 3,5 millones de dólares para las poblaciones que están en peligro. Sin embargo, las necesidades humanitarias del lago Chad llegan a alcanzar los 16,6 millones de dólares.

Además, Sylvain Nodjiban no excluye el riesgo de un conflicto territorial, dada la presión demográfica provocada por las oleadas de desplazamientos que se observan cada día. “Necesitamos ayuda rápidamente”, afirma una joven, Kakay Ali: “una mujer como yo debería tener muchos hijos, pero no tenemos fuerzas”. Para Caritas, las actuales prioridades son prestar ayuda en lo que se refiere a alimentos y a agua potable, así como apoyar a las personas para que dispongan de herramientas e insumos, fertilizantes y pesticidas, que les permitan consolidar sus medios de subsistencia. Es urgente reforzar la alimentación y la atención nutricional en los pueblos del lago, y apoyar sus actividades de subsistencia para asegurar su capacidad de recuperación ante posibles crisis. “Si realizamos un llamamiento”, insiste Sylvain Nodjiban,” irá en esta dirección”.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.