Preocupación Por Kasai En El Congo

En agosto de 2016, un brutal conflicto estalló entre milicias tribales y fuerzas armadas del gobierno en Kasai, República Democrática del Congo, tras el asesinato de un jefe tradicional. Las parroquias católicas han registrado más de 3.000 muertes. Ha habido cientos de mutilaciones y violaciones. Las aldeas han sido saqueadas y quemadas; casas, iglesias, escuelas y centros de salud han sido destruidos. En julio de 2017, Naciones Unidas ya había documentado 80 fosas comunes.

El nuncio apostólico, Monseñor Montemayor, suelta una paloma al llegar al aeropuerto de Kananga, Kasai, el 7 de septiembre. Lo acompaña el obispo de Kananga, Monseñor Madila. Foto de MONUSCO/Joel Bofengo

Miles de personas han huido al vecino país de Angola y es estima que hay 1,4 millones de desplazados internos en el país. El conflicto ahora ha degenerado en un combate interétnico y el reclutamiento de niños soldados por parte de las milicias es común.

Los agricultores se han tenido que ir lejos de los campos y han perdido tres temporadas de cosecha, lo cual ha resultado en una falta de producción y una enorme inseguridad alimentaria para la población general y la región. Asimismo, en varias aldeas, el gobierno ha erigido barreras de seguridad en carreteras lo que impide que la población tenga acceso a los campos y a las áreas de minería.

Cincuenta por ciento de la economía de la ciudad de Tshikapa en Kasai depende de la minería de diamantes. La frontera del Congo con Angola, que suministra productos básicos, también es inaccesible. Ahora, aunque la seguridad es incierta, los desplazados están retornando a sus aldeas, lo cual está generando necesidades humanitarias adicionales.

Hay una sensación general de que la crisis ha sido olvidada. La financiación se ha movilizado muy lentamente: los 65,5 US$ millones del Llamamiento Relámpago lanzado en abril y desarrollado por la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) sigue infrafinanciado (hasta ahora las contribuciones totalizan el 37%).

La agencia de la ONU para los refugiados carece de recursos para responder a la crisis de gran escala. De los 100 US$ millones requeridos para la Situación Congolesa y la Respuesta de Angola, tan solo se ha recibido el 17%.

Caritas es una de las pocas estructuras locales que sigue trabajando con las comunidades locales y desplazadas en Kasai. Caritas Congo ha sido clave para recopilar información sobre las necesidades de la gente, creando un sistema de observatorio humanitario con todas las diócesis de Caritas afectadas por la crisis. Caritas le informa con regularidad a la comunidad humanitaria sobre la situación. Esto ha permitido intervenciones a gran escala. Ahora Caritas se está centrando en el retorno de los desplazados a sus aldeas.

En septiembre, Caritas Internationalis inició un llamamiento de emergencia para recaudar 450.000 US$ (390.000 €) para mejorar las condiciones de vida de 9.000 personas en la diócesis de Luebo, en Kasai.

Los efectos de la crisis en Luebo han sido catastróficos: se registraron al menos 2.623 muertes, 2.767 casas destruidas, 140 escuelas, 28 centros de salud y 30 misiones religiosas dañadas y se han descubierto 62 fosas comunes.

La ayuda se está orientando a 1.100 familias desplazadas y 400 familias de acogida y se utiliza para proporcionar alimentos adecuados – al menos dos comidas al día, artículos de primera necesidad (como ropa de cama, colchas, colchonetas, ropa utensilios de cocina, jabón y bidones de 20 litros) y kits de higiene para mujeres y niñas.

Caritas Alemania está financiando la distribución de artículos de primera necesidad en Luebo y Caritas Italia también ha estado colaborando durante mucho tiempo.

Caritas se está enfocando en iniciativas de incidencia con organizaciones miembros, actores políticos y donantes para recaudar fondos a nivel nacional y para facilitar el retorno de los desplazados a sus comunidades de origen.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.