Proteger la dignidad de los migrantes asegurando su acceso a servicios básicos

Caritas considera que el acceso a los servicios sociales es crucial para proteger a las personas de la explotación y los abusos, las enfermedades y la xenofobia.

En el FMMD de Ecuador de esta semana, Caritas exhortará a los Estados a proporcionar servicios sociales básicos a los migrantes

Una delegación formada por representantes de Caritas Brasil, Ecuador y un miembro (la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. – USCCB) de la red COATNET, participará en el próximo Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo (Quito, Ecuador, 20-24 de enero de 2020 – www.gfmd.org). La delegación de Caritas estará encabezada por Olga Zhyvytsya, encargada del tema de la trata en el Servicio de Incidencia de Caritas Internationalis.

La tarea de la delegación de Caritas será abogar por la causa de miles de migrantes, en lo que respecta a su acceso a los servicios sociales básicos y participar en los debates sobre la lucha contra la trata de seres humanos de la que, con frecuencia, son víctimas los migrantes.

Caritas mobile health clinic for migrants in Lebanon

Foto de Isabel Corthier/Caritas

Caritas responde a los retos planteados por el actual fenómeno migratorio, con iniciativas que responden a los principios de la doctrina social de la Iglesia, basados en el respeto y la protección de la dignidad de la persona humana y sus derechos-deberes. Esta acción se puede resumir con estos cuatro verbos «acoger, proteger, promover e integrar» (cf. Mensaje del Papa Francisco en ocasión de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2018).

En diferentes partes del mundo, Caritas es testigo de la discriminación existente en el acceso a los servicios sociales básicos. Mientras que el Pacto Mundial sobre Migración afirma reiteradamente que los derechos humanos de los migrantes deben ser protegidos, independientemente de su estatus jurídico, Caritas es testigo de que, en el terreno, el tema de la prestación de servicios a todos y cada uno es objeto de acalorados debates.

A menudo, esos servicios se autofinancian, son prestados por voluntarios de la sociedad civil (SC) y de organizaciones confesionales (OC), y no son reconocidos por las autoridades estatales o locales. Esto implica que pueden ser insostenibles, carecer de la debida calidad y contar con escasa financiación externa. La SC y las OC parecen estar dispuestas a establecer cooperaciones, si las mismas pueden disfrutar de igualdad de condiciones, si reciben el debido reconocimiento y apoyo por el trabajo realizado. Este es el caso de Caritas Internationalis.

Como Confederación, Caritas considera que el acceso a los servicios sociales es crucial para proteger a las personas de la explotación y los abusos, las enfermedades y la xenofobia. Dicho acceso también les brinda oportunidades, como la educación y la salud, que son de vital importancia para los niños, pero igualmente beneficiosas para los adultos.

«Éstas deben estar garantizadas, independientemente del estatus jurídico de los migrantes (regulares, irregulares, solicitantes de asilo…). La dignidad de la persona no depende de su documento de identidad o permiso de residencia. Es la persona humana la que acogemos», afirma Aloysius John, Secretario General de Caritas Internationalis.

En Quito, Caritas también planteará el tema de la trata de seres humanos, un fenómeno frecuente entre los migrantes, según el Informe mundial sobre la trata de personas de la UNODC de 2018. La Iglesia católica siempre ha manifestado su preocupación por la explotación de las personas y porque puedan ser  consideradas como meros objetos de enriquecimiento. El dicasterio vaticano para el Servicio del Desarrollo Humano Integral ha publicado sus Directrices pastorales sobre la trata de personas (a las que Caritas contribuyó con su experiencia), que subrayaban la importancia de hablar y denunciar el sufrimiento de millones de personas compradas y vendidas para trabajar y ser explotadas. El Papa Francisco lo ha calificado como un crimen contra la humanidad. Caritas y otras organizaciones cristianas abordan el tema a través de la red de 45 organizaciones cristianas contra la trata de seres humanos – COATNET, coordinada por Caritas Internationalis.

A través de un proyecto piloto, Caritas y otras organizaciones eclesiales (Talitha Kum y UMOFC) han lanzado proyectos para luchar contra la trata de seres humanos en África, a lo largo de las rutas migratorias de tres países: Malawi, Esuatini (Suazilandia) y Sudáfrica. El proyecto quiere sensibilizar a las comunidades de base, al tiempo que identifica a las víctimas de la trata de seres humanos.

Caritas, a través de COATNET, está trabajando también en la recopilación de datos de calidad para comprender mejor las tendencias y necesidades de los supervivientes de la trata, utilizando dicha información para ayudar a los gobiernos a aplicar mejores leyes y prestar mayor apoyo a las víctimas.

Tras reuniones por separado, los delegados de los gobiernos y los representantes de la sociedad civil se encontrarán para acordar un mensaje común que será divulgado al final del FMMD.

Creado en 2007, el Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo (FMMD) es un proceso no oficial y no vinculante dirigido por los Estados, que ayuda a dar forma al debate mundial sobre la migración y el desarrollo.

Para obtener más información, comuníquese con Thierry Bonaventura en communication@caritas.va o al + 39-351-619-7118.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.